Se ha producido un error en este gadget.

20081119

no future

no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.no future.

20081112

RDC...muy rica muy pobre

copio y pego via amnistía internacional españa

Tu ordenador tiene un precio elevadísimo
Porque su fabricación es imposible sin coltan.

Más de 30.000 niños y niñas matan y mueren en un conflicto que sacude África Central
y cientos de miles de personas lo están pagando en estos días. Una de las causas: el
control del coltan.

Te preguntarás ¿qué es el coltan y por qué puede convertir niños y niñas en soldados?

Coltan es la abreviatura de columbita y tantalita, dos minerales que unidos los hace
imprescindibles en la fabricación de teléfonos móviles, ordenadores... y, ante un
mercado gigantesco, la República Democrática del Congo posee el 80% de las reservas
mundiales.

Lejos de llevar prosperidad al país, es parte del origen de un conflicto que amenaza
con ser eterno. Gran parte de los ingresos de la venta de coltan han servido para
comprar armas, que llegaron generosamente a los ejércitos y milicias desde Estados
Unidos, Bélgica, Francia, Alemania y China, entre otros.

¿El resultado?

Una guerra en la que ya han muerto casi 5 millones de personas, más de 350 mujeres y
niñas son violadas cada mes, hay casi 2 millones de desplazados, y unos 7.000 niños
y niñas combaten como soldados.

Se les saca a la fuerza del colegio o de sus casas. Reciben malos tratos, torturas,
son violados y obligados a violar y a asesinar. Y te queda oír lo peor: en la región
de Kivu, la mitad de los menores que habían sido desmovilizados han vuelto a ser
reclutados. Su experiencia les convierte en reclutas valiosos y les pone en especial
peligro. Y todo para que en los países desarrollados podamos hablar por el móvil o
escribir un e-mail.

¿Cómo poner fin a esta situación?

No voy a pedirte que tires tu ordenador, sino todo lo contrario: utilízalo para
ayudar a las víctimas de este conflicto. Habrás hecho mucho por frenar esta masacre
si te sumas a la petición de Amnistía Internacional al Gobierno de la RDC:
http://info.es.amnesty.org/c/r?EMID=09901JU0I6P86028RISA80201TAI7FJ